IMG_4050[1]

Los intercambios escolares han sido conocidos como programas en los que estudiantes de diferentes países viajan para vivir una experiencia académica y cultural.

Bien lo saben, Paula, Tomás y Rebecca, quienes vencieron el miedo y el temor de dejar a sus familias y emprendieron rumbo lejos de sus hogares.

En el caso de Rebecca (italiana), lleva pocos días en Chile y ya está encantada con su gente, colegio y playas. “Ha sido muy bonito pisar el Norte”.

La alumna, proveniente de Turina ( Italia), indicó que espera tener nuevos amigos, aprender mejor el español y sus costumbres.

Una experiencia similar vivió Paula Martínez, quien viajó el año pasado a Estados Unidos.

Para Paula, viajar lejos de su hogar le permitió valorar aún más el sistema educativo del colegio y su entorno. Además, adquirió mayor fluidez en el inglés y aún mantiene los lazos con sus compañeros de hace unos meses atrás.

En tanto para Tomás Cerda, vivir en Alemania no fue del todo fácil, ya que aprender alemán, fue el primer escollo que debió enfrentar.

“Al comienzo no entendía nada. Sin embargo, con el pasar de los meses, fui mejorando y podía entender las materias”.

Cerda, agregó que lo que más le llamó la atención es la calidad de vida que viven los alemanes, debido a que sus horarios laborales y académicos son máximo hasta las 17 horas para luego realizar actividades al aire libre y familiares.

Finalmente, los tres alumnos invitaron a sus compañeros a vivir una experiencia como es el intercambio estudiantil, debido a que abre miradas, valoras lo que tienes y aprendes a valerte por ti mismo.